luz en la preguerra e1561957825947

No sé si alguno de vosotros habéis tenido ocasión de ver un contrato de suministro de energía eléctrica de antes de la guerra, por mucho que los que ahora preparan algunas comercializadoras nos parezcan redactados en el Jurásico.
Yo tengo la suerte de tener uno original, que perteneció al suministro de una propiedad de mi familia y está firmado el 27 de enero de 1936.
Como curiosidades más destacables, que ya existía la letra pequeña (sí, esto es la prueba definitiva que demuestra que siempre ha existido la letra pequeña), que la empresa suministradora estaba obligada a indemnizar al abonado en caso de fallo en el suministro, que el cliente se compromete a un consumo mínimo mensual de 12kWh a 5 pesetas o que la póliza se podía contratar por determinadas horas al día…
Mucho ha llovido de esto y no deja de ser una curiosidad que os comparto aunque hay cosas que, como podéis ver, ni el tiempo ni las guerras las cambian.