coche

🚗Tengo que cambiar el coche en diciembre y no me voy a decidir por un eléctrico. Cualquier otro combustible, menos ese.

Dicho así, parece que sea un anti ecologista, insolidario y contaminante.
Pero nada más lejos de la realidad. Al menos, no lo siento así.

Es que no creo en el coche eléctrico. Puntualizando: no creo en el coche eléctrico de baterías. Para nada ⛔️

👉Y no soy el único.

Los que realmente sí que saben, científicos y organizaciones, nos están avisando a gritos desde hace años que es imposible que los vehículos eléctricos de baterías sustituyan al coche de combustión, por mucho que los políticos (los que no saben) se empeñen y nos obliguen a pasar por el aro, tal vez para subirse al carro de los ecologistas y solidarios y ponerse la medallita de turno ♻️

Y no hacemos caso. Nadie.

⚠️ El coche eléctrico de baterías está condenado al fracaso por la escasez de litio y cobalto y lo tremendamente contaminante que resulta extraerlos y procesarlos. Por la tremenda infraestructura que hace falta para cargarlos y para reciclar luego las baterías… ¿qué vamos a hacer luego con las baterías?
Y porque China controla prácticamente toda su producción y, por tanto, maneja las formas y los precios. Y ahora ya sabemos todos lo que significa que nos suban los precios por falta de competencia.

Además, y por si no lo sabes, estamos trasladando la contaminación desde nuestros países “democráticos y preocupados con el medio ambiente” a otros más vulnerables, más pobres y necesitados, donde se explota a los niños en las minas, por ejemplo. Donde paisajes idílicos de naturaleza virgen se están arrasando para siempre.
Y no me apetece ser parte de los que contribuyen a ello 👎

👉Definitivamente, prefiero contaminar aquí, que nos lo hemos ganado a pulso con eso de ser países avanzados, antes que trasladar mi problema a lugares donde ni siquiera tienen la preocupación de tener que cambiar de coche cada tres años.